Contacta con nosotros en el 910 060 128 o a través de informacion@andasur.com

ROESB 0280-AND-650

        

La Delegación Territorial de Salud y Familias en Cádiz ha detectado en estos últimos días hasta 14 casos de legionella repartidos entre los municipios de Algeciras, La Línea, San Roque y Los Barrios, aunque se investiga cuál puede ser el origen, a priori, no hay relación entre estos sucesos, según delaran las autoridades sanitarias.

En concreto, la investigación epidemiológica que se está realizando por parte del propio Servicio de Salud Pública de la Delegación en Cádiz se basa en la realización de las pertinentes encuestas y en la toma de muestras en las diferentes zonas de riesgo donde pueden proliferar este tipo de bacterias y así determinar dónde está el foco. 

Desde la misma institución se recuerda a la población que la legionella tan solo se trasmite a través de la inhalación de aerosoles a través de las vías respiratorias en instalaciones como duchas, sistemas de riego o torres de refrigeración. Es decir, el consumo de agua no afecta al contagio de esta enfermedad por lo que no es necesario beber agua embotellada. 

¿Qué es la Legionella y cómo se transmite?

 La Legionella es una bacteria con forma de bacilo capaz de sobrevivir en diferentes condiciones físico-químicos. La bacteria de la legionella se multiplica a una temperatura que oscila entre los 20°C y 45°C, aunque la temperatura óptima de crecimiento se centra entre los 35ºC y los 37ºC. Para destruir la Legionella hay que alcanzar los 70ºC. 

La transmisión de la infección se realiza por vía aérea mediante la inhalación de aerosoles o gotitas respirables (menores de 5 µm) que contienen Legionella y también por microaspiración de agua contaminada. No se transmite al beber agua, ingerir alimentos, de persona a persona, ni de animales a personas, ya que no se conoce la existencia de reservorios animales conocidos.

Síntomas

El cuadro clínico es muy variable, desde formas asintomáticas, hasta una neumonía grave con fallo multiorgánico, pero clásicamente, se distinguen dos formas clínicas: la infección pulmonar o neumonía por Legionella y la fiebre Pontiac o síndrome global agudo autolimitado.

La fiebre Pontiac se presenta con un cuadro febril con dolores articulares y musculares (artromialgias) y afectación del estado general, acompañado de fiebre, tos, dolor torácico, diarrea y confusión. En general es una enfermedad autolimitada con una clínica leve que evoluciona a la curación. Su periodo de incubación es de 1 a 3 días, pero habitualmente oscila entre 24 – 48 horas. Su incidencia es de un 95%.

Neumonía por Legionella (Enfermedad del legionario). Se presenta con una incidencia entre 1 – 5% y su gravedad y clínica son muy variables. Su periodo de incubación puede oscilar entre 2 y 15 días con una media de 5 a 6 días. La presentación clínica puede variar desde una neumonía atípica a una forma clásica. Es frecuente la afectación de otros órganos como riñón, hígado, tracto gastrointestinal, sistema nervioso. Los síntomas más frecuentes son: fiebre elevada, tos, dolor muscular, escalofríos, cefalea, dolor torácico, esputos, diarrea, confusión o alteración del estado de conciencia. La letalidad oscila entre el 15 – 30%, aunque ésta disminuye si se instaura un tratamiento precoz con antibióticos.